Bubión

bubionPhotograph by Antonio Sánchez

About 75 km from Granada, Bubión rises on the cliffs at the edge of the Poqueira Valley, on the southern slope of Sierra Nevada. Bubión, named from the Latin "land of oxen", has 340 inhabitants today; it is not surprising that this is one of the quietest and most peaceful spots that can be found in the whole Alpujarra.

Its intermediate situation at 1,300 meters (4,430 ft) of altitude makes this small village the most privileged of the Poqueira Valley, offering the most spectacular perspectives of the place.

nievePhotograph by Antonio Sánchez

To the north, the colossal peaks of Sierra Nevada rise up behind the silhouette of Capileira. In front, the opposite slope of the gorge is beautifully dotted by some farmhouses. And to the south, weather permitting, the horizon gives way to the African mountains of the Moroccan Atlas, behind the Mediterranean Sea. With a bit of luck, on clear days it is possible to distinguish the boats beyond the coast.

The distinct character of the Alpujarra emanates from the streets and houses built in Arab times and conserved by the inhabitants of Bubión, a place that has been designated as Conjunto Histórico-Artístico,  a region of special artistic and historical importance. Through these streets, countless fountains invite walkers to taste the purity of the Sierra Nevada water during their visit.

Bubion

In Bubión, the succession of the seasons brings constant changes in the landscape. The frosts in the silent dawn of the cold winter, with the occasional snowfalls from November to March, contrast with the changes of the coming months: the cherry blossoms announce the arrival of spring and the fields begin to fill with life and color. The trees paint the landscape with vivid tonalities, while migratory birds such as the swallow or the common house martin return from the African continent to nest in the warm summer period. The large tourist arrivals, the festivities and the mild temperatures in this part of the mountains explain the hustle and bustle of this time of year.

In September, the stunning sunsets that turn the sky red and purple give way to autumn, when the deciduous forests begin to change color at the same time that the trees lose their leaves. The orange, reddish and yellowish tones announce again the return of the cold and dark winter months.

Bubion

Each season is a different experience in Bubión, where tourist attractions abound. As examples, in the historical center we can find the parish church (Parroquia de Nuestra Señora del Rosario) built in the 16th century, and a traditional house converted to a small folk museum (Museo de la Casa Alpujarreña). If you want to explore the whole place, the outdoors lavaderos, lookouts and textile workshops are the best incentive, without leaving aside the restaurants and bars where you can taste the delicious tipical food and gastronomy of the Alpujarra.

Bubion

Not far from the village you can visit the hermitage of Saint Anthony, the ancient chestnuts and the eras through the different routes and paths departing from Bubión. Whichever option is chosen, it is an extraordinary opportunity for hiking and horseback riding in an environment of chestnuts, holm oaks and mulberry trees.

Fiestas de Bubion

The patronal feasts in honor of Saint Sebastian and Saint Anthony take place twice a year: during the weekend nearest 20 January and the penultimate weekend of the month of August. Another outstanding festival is the famous chisco de San Antón on the night of January 17, celebrated in many of the Alpujarra villages.

All these circumstances and particularities make Bubión a cultural crossroads forged from ancient times by Phoenicians, Romans, Visigoths, Arabs and Christians.

 

Places to visit

Bubión Church

Mudejar style, the parish church stands on the cliffs in the lower part of the village, in the historical center, dominating the view of the entire Poqueira Valley. Standing on the remains of an ancient Nasrid bastion, the temple has gone through many vicissitudes throughout its history: it was burnt down during the Morisco Revolt, at Christmas of 1568. Later, in the 19th century, it was greatly damaged by many earthquakes.

Iglesia de Bubión

Hermitage of Saint Anthony

Esta ermita de nueva construcción comenzó a ser edificada hace una década, sobre los cimientos y ruinas de la anterior, donde apenas quedaban las huellas de los antiguos muros. Su inauguración el día 13 de junio de 2007 fue un acontecimiento memorable, coincidiendo con el día de San Antonio, en el que se puso fin a una aspiración que no se había logrado concretar en los diferentes intentos realizados desde la década de los ochenta.

Hasta mediados del siglo pasado, este fue el lugar donde se celebraba la primera comunión de los niños del pueblo, coincidiendo con el final del curso escolar y el día de San Antonio.

Ermita de San Antonio

Museo de la Casa Alpujarreña

En la plaza del Doctor Pérez Ramón, junto a la iglesia y el ayuntamiento, se encuentra esta vivienda construida durante la Reconquista y reformada posteriormente, encarnando la típica casa alpujarreña.

Este museo constituye una magnífica representación etnográfica, con la distribución típica de las habitaciones y mobiliario de las casas del pasado siglo. Las paredes de la vivienda exhiben diversos objetos y elementos del hogar utilizados en el pasado reciente; un uso que también está presente en la actualidad en muchos hogares alpujarreños.

Casa alpujarreña

Lavaderos públicos

En Bubión encontramos dos lavaderos públicos tradicionales, vestigios de tiempos no muy lejanos. Dichas construcciones son un icono de la vida en los pequeños pueblos alpujarreños, recordando que en lugares como estos se fraguaba una estrecha convivencia entre los vecinos.

Generalmente construidos en las cercanías de acequias y fuentes, de las que reciben sus aguas, los lavaderos presentan un circuito interno por el que fluye el agua cristalina hasta las pilas de lavado. Debido a la falta de agua corriente en las casas, las mujeres del pueblo acudían aquí cada día para hacer la colada.

Lavaderos en Bubion

Eras

Dos son las eras de Bubión, escalonadas y de considerables dimensiones. Conformando la herencia agrícola colectiva del municipio, sobre la era se encuentra una máquina aventadora de gran tamaño junto a un antiguo tractor. Estas dos eras se localizan en la parte baja del pueblo, en dirección al río, y el mirador que se abre sobre el barranco brinda unas vistas imponentes.

Eras de Bubion

Castaños centenarios y artesa de los moros

Son múltiples los gigantes y centenarios castaños que se pueden encontrar más allá de la ermita del pueblo; con unas de las mejores panorámicas de toda la zona es el lugar perfecto para detenerse a merendar. Su antigüedad les hace aparecer en una de las leyendas más pintorescas asociadas a Bubión.

Pasados los castaños centenarios y escondida entre encinas, se encuentra una gran piedra de unos dos metros de alto con un hueco interior tallado a mano: es la artesa de los moros. Aunque la tradición oral la asocia al uso de los moros como artesa para el amasado de pan, otra de las hipótesis se decanta por relacionarla con las minas de hierro y fábricas de fundición fenicias y romanas, que empleaban la encina como fuente de energía. La artesa debió de estar a nivel del suelo en aquella época, quedando al descubierto con el paso del tiempo, por efecto de la erosión.

Artesa de los moros

Centro budista O Sel Ling

Vive con compasión, trabaja con compasión. Cuando aparezcan los problemas, afróntalos con compasión. Con esta sencilla enseñanza se recibe al visitante que se acerca al centro budista O Sel Ling, 'lugar de la luz clara', tal y como lo nombrara el propio Dalai Lama en su visita oficial a España de 1982. Encaramado en la vertiente derecha del Barranco de Poqueira en el cerro de la Atalaya y con unas vistas espléndidas, este pequeño lugar, al que se llega por una pista que parte de la ermita del Padre Eterno, fue fundado dos años antes.

Centro budista

Desde entonces, decenas de personas, budistas o no, acuden durante todo el año a realizar retiros de meditación o participan en los cursos que se imparten sobre la tradición budista. Se alojan en casitas de piedra y madera de estilo alpujarreño repartidas por la montaña en un ambiente tranquilo, ideal para el crecimiento espiritual.

La historia de la comunidad budista de la Alpujarra dio un tremendo y mediático giro en 1986 cuando el quinto hijo de Paco y María, los pioneros del centro, fue reconocido como la reencarnación del difunto lama Yeshe tras unas pruebas concluyentes que se le realizaron. Así, Osel Hita Torres se convirtió en el famoso lama alpujarreño, un joven líder espiritual que vivió durante años en la India. Al cumplir los 18 años retornó a su país natal junto a su familia, renunciando a ser lama tibetano.

Centro budista

indice1

Rural accommodation

alojamientos

alojamientos rurales

Poqueira villages

pueblos1

pueblos2

pueblos3

Cookies on this website

This website use cookies. By continuing to browse the site you are agreeing to our use of cookies. Learn more

I understand